lunes, 21 de enero de 2013

DE PITÁGORAS, HABAS Y MALARIA

Busto de Pitágoras Vía, licencia GNU y CC
¿Qué tendrá que ver Pitágoras con las habas? ¿Y con la malaria? Seguramente muchos de vosotros os estaréis preguntando esto. Os voy a contar el porqué y espero no defraudaros.

Las habas han sido y siguen siendo una importante fuente de alimentación en el Mediterráneo. Sin embargo, Pitágoras prohibió comerlas a sus discípulos. ¿Por qué? Se piensa que lo hizo al ver que algunas personas se ponían enfermas tras comer habas. Esa enfermedad se conoce hoy en día como favismo y la sufren aquellas personas que tienen deficiencia en una enzima que a muchos de vosotros os sonará: la glucosa 6-fosfato deshidrogenasa (G6PD). La mayoría de las personas con deficiencia en esta enzima son asintomáticas, siendo la combinación de la deficiencia con algunos factores ambientales (tales como la ingesta de habas) lo que produce síntomatología clínica.

La G6PD está implicada en la ruta de las pentosas-fosfato y cataliza el paso de glucosa 6-fosfato a 6-fosfoglucono-δ-lactona obteniendose una molécula de NADPH a partir de una de NADP+. El NADPH es una molécula reductora esencial para muchas rutas biosintéticas y además, protege a las células de las lesiones oxidativas producidas por subproductos metabólicos como son el peróxido de hidrógeno (H2O2y los radicales libres superoxido, ambos muy reactivos. Estos se denominan en conjunto "especies reactivas del oxígeno" o ERO.



Las ERO también se originan, entre otras reacciones, en la detoxificación celular de algunos fármacos o componentes como la divicina (el ingrediente tóxico de las habas). En una persona normal el peróxido de hidrógeno formado al detoxificar la divicina se transforma en agua mediante la oxidación del glutation (y otras reacciones dependientes del NAPH). El glutation oxidado vuelve a su estado reducido mediante la oxidación del NADPH a NADP+Si eliminamos gran parte de la producción de NADPH (por falta del enzima G6PD) entonces no se podrá reducir el glutation y por tanto se acumulará H2O2, el cual produce la peroxidación de los lípidos de la membrana del eritrocito llevando a su rotura. Esto es lo que ocurre en el favismo; a las 24 a 48 horas después de haber comido habas se produce la lisis de los eritrocitos y la liberación de hemoglobina en sangre. Como resultado se produce ictericia e incluso a veces fallo renal, lo que puede llegar a ser mortal. 
Por otro lado, si nos fijamos en la distribución geográfica de la mutación, podemos ver cómo en el África tropical, zonas de Oriente Medio y el Sudeste asiático la frecuencia de la mutación llega hasta el 25%, casualmente las zonas donde la malaria tiene una gran prevalencia. ¿Casualidad o no? Sigue leyendo.


Distribución mundial de la malaria. Vía: Letrasdenada

Diferentes estudios demuestran que el crecimiento de una de las especies de Plasmodium causantes de la malaria como es Plasmodium falciparum está inhibido en los eritrocitos de las personas con déficit en G6PD. La razón parece ser que el parásito no soporta el estrés oxidativo del eritrocito y muere. Sin embargo este estrés sí es tolerable para el hospedador humano. Como la ventaja que proporciona la resistencia a la malaria es mayor que la desventaja de tener una resistencia menor al daño oxidativo, la selección natural mantiene este genotipo G6PD-deficiente en las zonas donde la malaria es frecuente.

Se cree que la divicina (componente tóxico de las habas) también actúa como una especie de fármaco antimalaria al aumentar el estrés oxidativo en los eritrocitos de las personas sanas, lo que inhibiría el crecimiento del parásito. De esta forma Pitágoras aumentó inconscientemente el riesgo de que sus discípulos contrajeran la malaria, al no permitirles comer habas.

Fuente: Lehninger. Principios de bioquímica.  

8 comentarios:

  1. Realmente interesante, me sabía la ruta y los de los radicales libres pero no esta explicación sobre la malaria. Muchas gracias por tu exposición.

    Tienes un blog interesante, te sigo. ¡Un saludo!

    http://laleydelaveleta.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!! Me alegro que te haya gustado. Es increible el hecho de cómo una enfermedad puede ser casualmente un arma contra otra enfermedad mucho más grave. Le he hechado un vistazo al tuyo y la verdad que tiene buena pinta.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. El 3 de mayo se celebran las Cruces de Mayo en Granada (y otros sitios). La costumbre es que tal día te pongan de tapa habas crudas. Tuvimos a una chica gallega en el departamento, hacía su doctorado. El día 4 se presentó totalmente amarilla en el trabajo, tenía ictericia. Estaba asustada. Nada más verla, un profe con mucha experiencia le dijo: "ve y hazte un análisis, que te midan la actividad de la glucosa-6-fosfato deshidrogenasa". Le hizo caso. Salió que era deficiente. Un claro ejemplo de favismo y ella no lo sabía. Desde entonces, la víspera de las cruces les digo a mis alumnos: "Cuidado con las habas el Día de la Cruz". Se ríen pero se les queda. Y les notas que se quedan alerta "porsiaca".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya...
      Pues menos mal que el profesor tuvo buen ojo clínico y le recomendo las pruebas. Y muy bueno lo de recomendar a tus alumnos que tengan cuidado con las habas.
      Muy buen comentario, sí señor. Gracias por compartirlo en este blog.
      Saludos! :-)

      Eliminar
  4. Yo tengo favismo, de pequeño tuve serios problemas al comerne un par de habas que me dio mi padre de su huerto.... Incluso me libré de la mili al alegar la enfermedad!!! Antes cada primavera cogía anemias,pero prácticamente hago vida normal! si alguien necesita alguna ayuda con esta enfermedad, tengo mucha información. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Tengo una pregunta que puede sonar extraña... Una persona que no presente esta deficiencia y consuma habas en su dietapuede tener menos riesgo de contraer malaria?

    ResponderEliminar
  6. Bueno, no cuestiono el estudio científico, por supuesto. Yo hablo de mi propia experiencia; soy un consumidor impulsivo de habas crudas tiernas y recién cogidas, desde pequeño, y ahora tengo 57 años. Justamente hoy he consumido más de medio kg, otras veces he llegado a consumir el kg. Nunca me ha pasado absolutamente nada. Nací en la provincia de Jaén y el consumo de habas crudas, era habitual en la gente de mi alrededor.
    Por cierto, suelo acompañarlas con pan y un poco de aceite de oliva virgen, y para mí, es un manjar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, en primer lugar muchas gracias por tu respuesta. Respondiendo a tu comentario, si no tienes deficiencia en la enzima glucosa 6-fosfato deshidrogenasa no tendrás ningún problema al consumir habas. Los síntomas se producen en personas deficientes en esa enzima, así que sigue disfrutando de las habas que están muy ricas!
      PD: nunca las he comido con pan y aceite, pero ten por seguro que las probaré.

      Saludos

      Eliminar